Durante el pasado debate sobre el Estado de la Nación Mariano Rajoy avanzó que el cheque familiar se extendía a las familias monoparentales con dos hijos. El plazo para solicitar la ayuda de 1.200 euros se abrió el lunes y vaya chasco se han llevado muchas de estas familias. En el caso de que su situación sea consecuencia de un divorcio y uno de los dos cónyuges o los dos (en casos, por ejemplo, de custodia compartida de los hijos) reciba una pensión o ayuda alimenticia de su expareja para contribuir a la manutención de los hijos no podrán beneficiarse de los nuevos cheques familiares puestos en marcha por Hacienda este año. O sea, casi la gran mayoría de estas familias. En el caso de divorciados, Hacienda ya explicó que la ayuda de 1.200 euros se repartiría a la mitad entre los dos cónyuges con al menos dos hijos a su cargo. La novedad estriba ahora en que si en el acuerdo de separación o en la sentencia de divorcio se establece el pago de cualquier ayuda por parte de uno de los cónyuges o de ambos para la manutención de los hijos, ya no tendrán derecho al cheque familiar. “La medida trata de beneficiar a los colectivos con alto grado de dependencia o que son más vulnerables, de ahí que si reciben cualquier tipo de ayuda o anualidad por alimentos para los hijos deban ser excluidos de esta deducción”, explicaron fuentes de Hacienda. El departamento que dirige Cristóbal Montoro elaborará un reglamento para desarrollar la orden ministerial que aprobó estas ayudas, con el objetivo de dar respuesta a todas las casuísticas que puedan plantearse.
http://www.carpinteria-aluminio-gijon.com/es/


Publicado: 15 de Marzo de 2015