La ley de morosidad vigente obliga a los ayuntamientos españoles a saldar sus deudas con las empresas que trabajan con ellos en 30 días

La centralización de facturas y la contratación electrónica municipal acortan los plazos a mínimos históricos
Seguir leyendo

Publicado: 23 de Mayo de 2014