Comercio y hostelería tiran del empleo en España

24 de Octubre de 2014

Después de seis años destruyendo empleo, la economía ha vivido un revulsivo a partir de la primavera, con la creación de 553.400 puestos de trabajo en los últimos seis meses, de acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística. Aunque en estos datos ha tenido un fuerte protagonismo el turismo, gracias a que el buen tiempo se adelantó a abril, coincidiendo con la Semana Santa, lo cierto es que industria, construcción y sanidad también han dado un fuerte impulso al mercado de trabajo entre julio y septiembre, cuando el mercado laboral avanzó en 151.000 nuevos ocupados. En concreto, hay hasta 52 ramas de actividad que han creado empleo sumando, en conjunto, 484.600 puestos de trabajo. En primer lugar, se sitúan los sectores más vinculados al turismo, que aglutinan 161.800 nuevos ocupados. Se trata del comercio al por menor (57.300 personas), los servicios de restauración (54.500) y los de alojamiento (50.000). Estas tres actividades, que se sitúan las tres en los primeros puestos del podio, se han visto muy beneficiadas por el año récord de visitantes extranjeros, que sumaron 52,4 millones de llegadas hasta septiembre, un 7,1% más que el año anterior. Además, probablemente las ciudades más grandes también se han visto muy favorecidas por la liberalización de horarios comerciales, que ha entrado en vigor en gran parte de las Zonas de Gran Afluencia Turística en 2014, aunque algunas capitales, como Barcelona, la retrasaron hasta la temporada estival. Asimismo, las agencias de viaje también sumaron 7.700 empleos. En segundo lugar, se coloca la industria, aglutinando 85.600 nuevos empleos. Sólo se sitúan en el top ten la alimentación (19.900 ocupados más) y la fabricación de vehículos (16.400), aupada por un aumento de la producción del 10,8% entre enero y septiembre, según publicó ayer la patronal automovilística, Anfac. Sin embargo, la gran mayoría de las industrias están aportando su granito de arena. En concreto, dos terceras partes de las ramas de la industria están en terreno positivo: las manufacturas de fármacos, la reparación e instalación de maquinaria, la metalurgia, fabricación de bebidas, industria química y textil, entre otras, ganan ocupados. Algunos sectores anexos a la industria también se han visto muy beneficiados. Es el caso del tratamiento de residuos (8.100 nuevos empleados) o el transporte, con 9.100 nuevos ocupados, en conjunto. Sólo el transporte por carretera destruye puestos de trabajo, pero se ve compensado por el avance del transporte aéreo, marítimo y fluvial, el almacenamiento y los servicios postales. El tercer gran núcleo de creación de empleo se sitúa en la construcción, con 47.800 nuevos ocupados. Este sector se ha visto fuertemente impulsado por las ramas de la construcción especializada y, en menor medida, por la de edificios. Esta última rama presenta, además, otro dato positivo, ya que aumenta ligeramente en términos interanuales, lo que podría indicar que el sector ya ha tocado fondo. En cuarto lugar, destacan la sanidad y los servicios sociales, con 40.900 nuevos puestos de trabajo. Aunque el sector público sigue destruyendo empleo, es muy probable que el avance de la sanidad se haya concentrado en esta área, donde el Estado tiene más peso que la economía privada. Además, también ha crecido el peso de la Administración Pública y de la Seguridad Social, con 11.400 trabajadores más. Dentro de los servicios, las áreas que han ganado más músculo son las telecomunicaciones (23.600 nuevos ocupados), seguidas por las actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento (17.400) o el empleo doméstico (8.900), la investigación y desarrollo (8.400) o la gestión de seguros (7.900). Finalmente, otra gran área son las actividades profesionales (15.800 empleos) liderados por los servicios de ingeniería y arquitectura. En el lado negativo, se sitúan actividades muy estacionales, como la educación o la agricultura. La primera pierde 117.500 empleos, a raíz del cese de la actividad en academias de verano, mientras que la agricultura, ganadería y caza se deja otros 73.000 puestos de trabajo, pero también, y quizá más importante, otros 33.300 en los últimos doce meses.